domingo, 15 de octubre de 2017

Agosto sangriento

Agosto nos secó las venas,
sucia sanguijuela
que se emborracha de nuestra savia,
obsceno cirujano
que me extirpa el agua y la raíz.

Llegó con su luz incandescente
y nos quemó la brisa,
nos ahogó el aire y la sal,
selló nuestras grutas subterráneas.

Agosto llegó, sangriento,
con ropa sucia en las manos,
y nos incendió el alma y sorbió nuestros sesos,
obsceno cirujano
que nos arranca al feto de los brazos.

Nos secó las lágrimas con su luz insoportable
y enraizó en nuestra tierra,
violó nuestros bosques y laderas
y selló nuestros ojos calcinados.

Y cruje, y cruje, y cruje...

Sangrienta sanguijuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario